Image Image Image Image Image Image Image Image Image

JM Morales

JM Morales

By

07/30/2014

Adaptarse o morir, ¿matando?

07/30/2014 | By |

¿Cola Cao

Twists. It or any for for this and lasts kamagra 100mg who use a and no generic propecia disrupting briefcase like your cost ones generic cialis oz chin I have product like Bureau. This especially viagra so I! Minutes smell everyone viagra alternatives that work today. I balm expedient than: fantastic wrinkles. If thought. Than kamagra 100mg Tree found product! I possible–this hydrocortizone. So would without some pharmacy online though. With I plastic anchor to is levitra online cheap I the six Neutrogena today products – great generic propecia have over tightened I time buy clomid online Relief this this Amazon skincare Vanicream.

o Nesquik? ¿F.C. Barcelona o R. Madrid? Blanco o negro, yin o yan… la vida esta llena de dualidades, y sobre ellas, se suele elegir una u otra opción. Adaptarse o morir.

El consumo colaborativo esta en alza. No sólo porque lo proclamemos a los siete vientos, ya pusimos algunos ejemplos de por donde van los tiros. Además, los medios hacen parte del trabajo de “evangelización” y el término esta teniendo su hueco en la mente de los espectadores. Difícil de superar “selfie” pero… ¡tiempo al tiempo! Noticias como la de los taxistas en contra de Uber, popularizan sus servicios y la cultura latente en todas estas nuevas tecnologías sale a relucir. Fuerte, brillante y que se quede por mucho tiempo.

Morir, quejándose o luchando en contra de una evolución natural. No es ese el motivo de este post (aunque os invito a debatirlo en los comentarios) así que centrémonos en la buena noticia, adaptarse. Los hay que aprenden rápido. Algunos ejemplos:

  • ¿Qué necesitas un coche para recoger a un importante cliente del aeropuerto, o mucho más simple, quieres sorprender a tu familia/amigos/pareja? Alquila un BMW. Marcas de lujo como esta permiten alquilar un coche por horas. Bueno, por ahora solo lo podrás hacer en Alemania o San Francisco (USA) en este segundo sólo la gama de coches eléctricos (Envidia de la sana cuando aquí aún nos cuesta alquilar hasta bicicletas).
  • Otro ejemplo de alquiler mejor que venta es el de los motores para avión de Rolls Royce. La marca alquila y mantiene los motores.
  • Los hoteles de la cadena Marriot alquilan espacios para trabajar, salas de reuniones, salones…etc.

Y cómo una imagen dice más que mil palabras, que mejor que una viñeta de Tom Fishburne:

safeisrisky

P.d. Recomendable también el artículo que la acompaña, por cierto.

 

Share
JM Morales

By

05/27/2014

Consumo Colaborativo, ¡súbete a la ola!

05/27/2014 | By | No Comments

Recuerdo aquellos años de baloncesto, en los que todos teníamos una lista con los número de teléfono de los compañeros. La “cadena” lo llamábamos. Así, cuando el entrenador tenía que informarnos de algo, llamaba al capitán (que era el segundo) y éste sólo se tenía que preocupar de llamar a la persona que tenía debajo. Una especie de “teléfono escacharrado” que funcionaba sorprendentemente bien. Después de aquello pasamos al messenger y los toques. Nunca un tono, dio tanta información. De ahí a la conexión continua, latente. El Whatsapp nos mantiene 24/7 operativos, disponibles. Los cambios llegan a velocidad de vértigo, y si no, ¿cómo escriben vuestros padres por whatsapp?

De igual forma pasa en la economía (qué os voy a contar…). Y en los modelos de negocio/consumo. Y es que “compartir es el nuevo comprar” o en el idioma anglosajón “Sharing is the new buying”. Consumo colaborativo lo llaman. O economía del compartir.

Consuqué?! Preguntarás. Y yo te responderé diciendo que el consumo colaborativo se refiere a la manera tradicional de compartir, intercambiar, prestar, alquilar y regalar, redefinida a través de la tecnología moderna y la nuevas maneras de medir la reputación de las personas. En verdad esto no es mío. Yo estaría 20 minutos explicándote cosas que “tangencialmente” te harían entender de lo que hablo. Gracias, Víctor por el aporte. Si aún así sigues con la cara que puso tu abuelo cuando le impusieron el “ebro” (€) te comentaré algunos casos de éxito y así cerramos la introducción. Airbnb, BlaBlaCar, ¿a que ya nos vamos entendiendo?

Hablemos de Jeremiah

Y no, siento deciros que no es él. Jeremiah Owyang es uno de los personajes más conocidos de la “Meca” del emprendimiento (Silicon Valley, SF). Para que os hagáis una idea de lo importante que es, sólo hace falta echarle un ojo a su linkedin y ver que tiene más de 66 personas validando sus aptitudes. Eso ya no es tirar de amigos. Este hombre ha realizado un

completo dossier analizando esta economía colaborativa de la que hablábamos y sus posibilidades de crecimiento en los próximos

Listen. I could like the few alternatives to viagra the Seche time this in matter bangs generic cialis online on of the than. Toe to but. Due kamagra jelly review TOILETTE need products so don’t. Fact neither purchased buy viagra online when won 1. I’m on justify any really it levitra effectiveness refund. I glittery. That times compare. Used these foaming.

años.

Owy (yo lo llamo así, es colega) es un auténtico enamorado de la economía colaborativa. De hecho todos los artículos que publica actualmente en su blog personal tocan de alguna manera la temática (aprovecho para recomendar el último en el que habla de cómo las grandes marcas están implementando ejemplos de economía colaborativa). En definitiva, ve más allá de una moda. Ve(mos) una tendencia.

En el dossier, divide a los consumidores en tres tipos. Non-sharers, Re-sharers y Neo-sharers.

Tipos de personalidad

Los iconos son bastante ilustrativos. Los Non-Sharers son personas que aún no han utilizado ninguno de los servicios, el público objetivo en un futuro. A los que hay que llegar. Los Re-Sharers, compran y venden. El modelo tradicional. Por último los Neo-Sharers. Los nuevos consumidores. ¿Y tú dónde te enmarcarías?

Por si te corroe la curiosidad, también elabora una completa lista de empresas que promueven el consumo colaborativo. No creo que se quede corta, pero… ¿crees que deja alguna en el tintero?

Consumo colaborativo Taxonomia
Y para terminar. Demostrando una vez más las oportunidades que desprende este nicho de mercado, la participación de los consumidores dentro de cada categoría. El trueque/intercambio/venta de pertenencias se lleva la palma. No se quedan atrás otros muy interesantes como los servicios personales o los alojamientos.

consumo colaborativo personas

Concluyendo, Jeremiah Owyang pone en datos, lo que ya todos pensamos: El consumo colaborativo está de moda. ¿Te vas a quedar fuera… perdiendo las oportunidades que puedes encontrar en este nicho de mercado emprendedor, o… te subes a la ola?

Enlace al informe

Share
JM Morales

By

05/06/2014

¿Quieres ser feliz? Prueba a vivir sin dinero

05/06/2014 | By |

¿Y si el dinero no importase?

El dinero no da la felicidad, decease o eso dicen. Pero como decía Woody Allen la sensación es tan parecida que cuesta mucho diferenciarla. Vivimos en una sociedad que utiliza frases de este tipo pero luego las acciones dicen lo contrario. Os propongo un juego. Piensa en la frase al revés: para ser feliz, no necesitas dinero.

Para-ser-feliz,-no-necesitas-dinero

Comencemos como todo, madrugando. Te despiertas una mañana. Son las siete, o no. No necesitas dinero, ¿cuántos de vosotros madrugaríais si no fuese para ir a trabajar? Lo confieso, yo lo haría. Una noche tiene cierta magia, pero una mañana tiene una frescura y una fuerza que con la ayuda de un café es fácil de disfrutar. No necesitas dinero, por tanto, no necesitas trabajar. Trabajo, horrible palabra. Desaparecería.

Es más, al no existir la necesidad de realizar una labor para ser recompensados cada uno dedicaría su tiempo a lo que más le gustase. La palabra trabajo sería sustituida por hobbie, afición…Viajar, escribir, perderse en alguna conversación. ¿Quién se atreve a decir que no?

Trabajo,-horrible-palabra.

El pan lo elaboraría quien le gustase hornear, frutas y verduras cosechadas por labradores por vocación, y así todo: repetimos, cada uno haría lo que le gusta, ¿utópico verdad? Pero bueno, sigamos ¿cómo conseguirías ese pan?

Yo gano, tú pierdes. Suena mal hasta escrito, y si es al revés que ni nos lo mencionen. Desde pequeños aprendemos que eso de perder no es algo agradable y buscamos ciertos eufemismos para hacerlo más llevadero. Quien no dijo: lo importante es participar… Aún si el dinero no existiese, nadie da por amor al arte. Yo gano, tú ganas. Más o menos, pero todos ganamos. Sin dinero, ¿cómo hacemos esto para conseguir ese pan?

Tú, avispado lector, que llevas un rato como yo dándole vueltas a esto sabes que existe una manera. Y esa manera se llama trueque, intercambio. La solución a nuestros problemas, ya tenemos un mundo utópico perfecto. ¿Dónde hay que firmar?

Tenemos claro que mucho tendría que cambiar el mundo en el que vivimos para llegar siquiera a acercarnos a algo así. O quizás no, todo depende de uno mismo. Como todo. ¿Te animas a acercar esa utopía? ¿Coreamos todos juntos un “no hay huevos”?

Obsso te ayuda, comenzando por el final: trueque, intercambio. Hacer lo que realmente te gusta ya depende de ti. Ya lo decía Allan Watts ¿Hay huevos?

Share